34

Como no estamos solos en el mundo,

y miramos afuera, y nuestra isla

de amor está comunicada

por puentes incontables

con las necesidades, las tristezas,

el dolor de las gentes;

como te sientes reclamada

por una obligación más fuerte

que tu misma ventura,

ya no te basta que te diga,

o te cante o te llore que te quiero

para creerme que te quiero.

 

Me has pedido que piense

en combatir; que tome, por mi orgullo

y por tu amor, mi sitio,

mi lugar de soldado en la amargura

de los ejércitos humanos.

 

Porque te quiero y porque soy, te escucho;

y porque quiero ser porque te quiero.

 

Estoy aquí, diciéndote

que no he olvidado lo que debo;

y estoy contento, porque corro

mis riesgos junto a ti. Porque a mi izquierda

y a mi derecha estás luchando,

y porque sé que cuando vuelva

a descansar mis brazos, a cerrarme

las recientes heridas,

ya no será para estar solo.

 

 

Rubén Bonifaz Nuño. El manto y la corona (1958).

Anuncios
Published in: on enero 28, 2013 at 8:11 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Virginal – Ezra Pound.

VIRGINAL

No, no! Dejadme. Vengo de estar con ella.
No estropearé mi atmósfera con un brillo menor,
El aire que me rodea tiene una nueva ligereza;
Ligeros son su brazos, y me han encadenado,
Me han revestido de algo que es como gasa de éter:
De algo como hojas dulces; como sutil nitidez.
Me ha tocado la magia de su proximidad
Compartiendo conmigo lo que la rodea.
No, no! Dejadme. Aún siento el sabor,
Suave como viento de primavera llegado de un bosquecillo de abedules.
Verdes brotan los retoños, sí, hay abril en las ramas,
Al restañar la herida del invierno su hábil mano,
Semejante a los árboles en su sabor:
Tan blancas como su corteza, tan blancas, son las horas de mi amada.

Ezra Pound.

Traducción de Isabel Fraire.

Obtenido de Seis poetas de la lengua inglesa. Presentados y traducidos por Isabel Fraire. México, Secretaría de Educación Pública, 1976. (SepTentas, 244).

Published in: on enero 10, 2013 at 6:24 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,